Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

 

 

 

 

 

EL DEPORTE Y LA MEDICINA


En el área de la medicina del deporte, se han elaborado ciertos perfiles estándares sobre salud, crecimiento y estado físico de las personas que realizan prácticas deportivas de alto rendimiento.


Con estas pautas, se puede modelar al futuro deportista y también, obtener su máximo rendimiento. Esto es posible gracias a ciertas evaluaciones y mediciones netamente científicas, que hasta la actualidad no existían para el entrenador deportivo.


Y ni hablar de los avances en las medicina deportiva que apoyada en todo lo que la tecnología ofrece, es capaz de prevenir y de curar lesiones que hace unos cuantos años hubieran dejado fuera a la mayoría de los atletas.


Al conocer la composición científica de los alimentos y cómo reaccionan bioquímicamente con el cuerpo humano, los nutriólogos han logrado desarrollar dietas adecuadas para las metas específicas de los atletas.


La nutrición de alta tecnología, ha logrado que algunas compañías fabriquen alimentos, bebidas y suplementos energéticos para los deportistas.


En el ciclismo, las modificaciones han sido radicales. La misma transformación se ha dado en las bicicletas, las cuales antes eran de hierro y actualmente han pasado a ser de aluminio, carbono y hasta titanio. Este último es de una resistencia inigualable y su peso es mínimo.


Piensa en cualquier deporte y verás implementada tecnología por cualquier lugar; el que sea, por más raro y extraño que parezca. Pero no sólo la tecnología va aplicada al atleta, también los métodos para la medición de tiempos y de distancias; todo esto ha hecho que los criterios de desempate sean nulos. Hoy en día, hay dispositivos que miden los resultados de las competencias con un 99.99% de precisión.

 

La tecnología y el deporte se dan la mano en todo momento. Es prácticamente imposible concebir uno sin que aparezca el otro, pues los avances han creado nuevos materiales que pueden marcar la diferencia entre ser campeón del mundo o quedar en segundo lugar.